FOLLOW ME

FOLLOW ME
ON TWITTER

sábado, 31 de diciembre de 2011

DOSMILDOCE


El año termina bien, bastante bien aunque entre agobios y falta de tiempo. Mucha gente se ha ido y la verdad es que no ha habido ninguna pena para ellos, al fin y al cabo he aprendido que quien se va lo hace porque quiere y si quieren es que en tu vida sobran. Otros muchos han llegado y lo han hecho bien, muy bien. Tengo entonces un final de año algo raro, con gente a la que no puedo catalogar, no se si ponerla en compañeros, amigos o ni eso, y otra que en unos pocos meses se han agarrado a un hueco de mi corazón y se niegan a soltarlo. De cualquiera de las maneras, mi vida en este 2011 se ha convertido en algo mas amena, menos estresante aunque la selectividad haya sido todo lo contrario, y algo mas ordenada. este año me ha enseñado quienes estaban de verdad de mi parte, me ha dado una razón por la que luchar y las ganas para no parar de hacerlo, me ha repetido mil veces que no soy tan mala en todo como me creía y que en realidad si me lo propongo hasta puedo llegar a ser buena, me ha dejado aprender de él, susurrándome que siempre y cuándo haga lo que me gusta, todo ira bien y las sonrisas no escasearan. Año de los 18, tenia grandes expectativas para ti 2011, y gracias, porque las has cumplido todas, un año de lo más duro pero gratificante, unas vacaciones con las personas que más me han ayudado y apoyado este año. Gracias Tamara, Rocío y Javier. Sabéis que no suelo poner nombres en lo que escribo, pero hoy voy a saltarme reglas y además os lo merecéis, y más por aguantar mis agobios y mis "voy a suspender". Gracias Ana, Carmen y Olga, por ser las que habéis estado desde siempre, y las que siempre estaréis. Gracias Marta por entenderme como nadie. E Iván por escucharme también como nadie y a Marina por haber vuelto para quedarse. Gracias a mucha otra gente, porque puedo decir que este ha sido mi mejor año, y ya que entro con tan buen pie derecho en este 2012, espero que no te portes mal, que si al menos no me regalas nada bueno, no me quites lo que me dio el 2011, la sensación de comerme el mundo. Nada es para siempre, pero que dure lo máximo posible.

























Read More...

martes, 27 de diciembre de 2011

life

Mejor seguir con la rutina que asegura mis sonrisas, que arriesgarme a perder lo que resta las lagrimas de mi calendario. Egoísta, muy egoísta, infinitamente egoísta por mi parte, porque nadie se merece ser utilizado, pero si un imposible no te llama, mejor haz caso de la facilidad que si lo hace. Nada se pierde por intentar ser feliz aunque la dificultad siempre te recuerde lo lejos que queda.

Read More...