FOLLOW ME

FOLLOW ME
ON TWITTER

martes, 12 de julio de 2011

Una vez más

entry-content'>
Quizá ella no fuera la más guapa ni la más lista, nunca había sido un ejemplo a seguir y nadie la había advertido nunca que los corazones se rompían y que el dolor no era un buen compañero de aventuras. No es que se pudiese quejar de quién la rodeaba, solo es que en momentos como aquel, en el que los cimientos se tambalean y amenazan con venirse abajo, ella no tenía con quién llorar, en realidad si que tenía con quién llorar, pero no quería. Llorar es reconocer, es confiar, es sentir, sentir que has fallado, que de alguna manera eres vulnerable, llorar tus errores y confiar en quién te seca las lágrimas. Ella ante todo era desconfiada, la habían convertido en desconfiada todas esas piedras que la mala suerte le había puesto en el camino y que una tras otra la habían hecho caer en incontables ocasiones. Así que, ahí estaba ella, ahí estaba Raquel, ante su ordenador, sin creer como había acabado el mejor mes de su vida. ¿El mejor?, de nuevo estaba haciéndolo, estaba infravalorándose, creía que no era capaz de ser buena por si misma. ¿Acaso necesitaba un hombre en su vida para saber que ella por si sola es increíble?. Entonces se levantó y como de costumbre cuándo lloraba sola,  se miró al espejo de cuerpo entero que tenía en su habitación. Se observó con los ojos hinchados, y de nuevo prometió una vez más no volver a llorar por él. En el interior de su corazón sabía que esta no era una vez más, esta vez era “la vez”. Estaba harta, harta de desaprovechar la vida por una tristeza que ella misma alimentaba, harta de esperar una especie de milagro, de querer que él la quisiera, que la besara, que se diese cuenta de lo que ella sufría. Pero ¿para que mentirse no?, eso no sucedería. Quería olvidar así que se seco los restos de él que le recorrían las mejillas húmedas, se maquilló y después de toda una noche en vela leyendo esa última carta que al final jamás enviaría, se puso los vaqueros, una camiseta y con la mochila al hombro corrió hacía el metro para intentar no llegar tarde.




Hace tiempo dije que estaba escribiendo algo más largo de lo habitual, no se si decir una novela porque ni siquiera se si llegare a una extensión tal como para considerarlo como novela, simplemente es una historia, y el texto del principio es el comienzo.Y el título de la entrada, "Una vez más", es como se llama la "historia". Así que espero que os guste =). 

No hay comentarios: