FOLLOW ME

FOLLOW ME
ON TWITTER

sábado, 12 de marzo de 2011

sinceridad?

entry-content'> Quizá no sea el mejor momento para reconocer lo que siento, quizá haría mejor engañandome a mi misma, callándome por su felicidad. Pero si la cuestión es sincerarse, diré que creo que la felicidad significaría otra cosa para él si escuchara a su corazón, porque cuándo le miro realmente creo que siente lo mismo que yo siento al sonreirle, al sonreirle con esa sonrisa que solo él hace surgir. No pido que ocurra de repente, no ruego porque se de cuenta mañana al despertar, o al dormirse con un buenas noches mio en su movil que yo soy la que realmente le puede adornar su rutina. Solo pido que se de cuente, hoy, mañana, dentro de un año o de una eternidad. Pero que se percate de lo que haría por él, de lo que él significa para mi, de como podría ser yo misma siempre si le tuviera conmigo, de como se acabarían las caretas que cada mañana elijo entre mis pantalones y blusas para dar aspecto de... felicidad? si si, de eso, felicidad, y lo intento, porque jamás he logrado desahogarme con alguien, dar el "coñazo" a otra persona por mucho que ella me lo haya dado a mi, siempre me lo guardo, me lo guardo, y cuándo él apareció fue como si alguien por fin me escuchara, como si con él pudiera salir de casa solo con un poco de maquillaje, pero con mi sonrisa o con mis lagrimas según el día, pero sin careta, porque aunque no me dijera nada, me entendería, me ayudaría más de lo que cree poder ayudarme. Pero supongo que mi historia es así, soy siempre para los que no son para mi, para los que o me rompen el corazón o ni siquiera ven que lo tengo porque solo les interesa mi amistad. Pues yo los voy combinando primero un cabrón y luego otro que no se entera de que le quiero, y así uno tras otro, mi vida transcurre silenciosa entre besos insípidos. Pero esta vez creo que si, que acerté, aunque no del todo, más bien como cuándo le das al borde de la diana, contenta de haber sabido apuntar como para que la flecha no se escapara pero con un sabor agridulce porque no supiste hacerlo mejor y dar justo en el centro. Pues con ese sabor agridulce me quedo yo cada vez que le veo, de poder haberlo hecho mejor pero dentro de lo malo... Y se que se dará cuenta, aunque no se cuándo pero lo hará, se fijará en el brillo de mis ojos y me preguntará por él y entonces yo enmudeceré con ganas de decirle que es él el culpable y que por el vuelvo a a sacar mi lado escondido, el bueno, el único bueno. Pero no se muy bien porque no se lo diré, me limitare a prometerle que son imaginaciones suyas, o me inventare alguna excusa tonta. Y me ire a casa arrepentida pensando que debería haberselo dicho pero convenciéndome a mi misma que no, que mejor asi, porque no me queda otra cosa que esperar pacientemente, y entonces cuándo algo ocurra, algo insignificante, solo una chispa, cuándo mi espera de frutos, no habrá que buscar más, ni caretas, ni lagrimas, ni rayadas inútiles. solo tú y tu sonrisa.

No hay comentarios: